fbpx

La UCU funde sus cimientos educativos en una tradición comunal que data del siglo XIX. Retoma el espíritu de la Asociación Educacionista, que posibilitó con su política de apertura la consolidación de un proyecto de educación superior privada, en la costa oriental de Entre Ríos.
Amarillo Frente
La identidad de la UCU tiene sus pilares en la tenacidad, la visión de futuro y la acción ciudadana y fraternal de los jóvenes, “casi niños” estudiantes del Colegio "Justo José de Urquiza" (hoy Colegio Superior del Uruguay), creado en 1849. Funcionaba como internado para alumnos que, venidos en gran parte de provincias lejanas y países vecinos, no podían caer en la incertidumbre de encontrar albergue. 
 
Hacia 1877, el histórico Colegio sufría la decisión nacional de suprimir las becas con que el Gobierno favorecía a muchos alumnos del internado. El sistema de internado se mantuvo pero para quienes podían pagarlo, tornándose angustiante la situación para los internos sin recursos y de lugares remotos.
 
A partir de la postura emprendedora del estudiante Juan Vidart, comenzaron actividades tendientes a resolver la situación. “Socorro a los estudiantes que por supresión de las becas de las provincias o por otras circunstancias no pudieron continuar sus estudios”, sería el lema de los jóvenes que, junto a vecinos destacados de la ciudad, pondrían en marcha la obra fraternal. Fue así que en 1877 se creó lo que es hoy la Asociación Educacionista “La Fraternidad”, institución forjadora de la historia y ethos educativo de la Universidad de Concepción del Uruguay.
 
Entre los jóvenes que participaron del nacimiento de la Asociación, se encontraban José Benjamín Zubiaur, Facundo Crane, Francisco Barroetaveña, Máximo y José Álvarez, Martiniano Leguizamón, Pedro J. Coronado, Cipriano Ruiz Moreno, Luis A. Peyret y Fructuoso Hermelo, entre otros. Más tarde se destacarían como sobresalientes personalidades del país en diversos campos.
 
“La Fraternidad” pasó así a ser hija espiritual del Colegio y fue desarrollando en su propio Internado el sostenimiento de generaciones de jóvenes que llegan para estudiar en Concepción del Uruguay. Fiel a su mandato, la Asociación sostiene actualmente su Internado para jóvenes que cursan estudios secundarios y universitarios. Para ello se destina un importante aporte becario que cubre la mayoría de sus gastos, más el apoyo gratuito de asistencia médica, biblioteca propia, profesores de apoyo y servicio psicopedagógico y social.
 
El proyecto universitario de “La Fraternidad”
Bajo la presidencia del Dr. Héctor Buenaventura Sauret (1964-1969), el Honorable Consejo Directivo (HCD) elaboró el proyecto educativo que da origen a la Universidad de Concepción del Uruguay, denominado “Nuevas Aperturas de La Fraternidad”.
 
Sauret presentó en 1968 un proyecto para la creación de una “Escuela de Economía”, el cual fue remitido a una comisión de expertos, la que recomendó ampliar los alcances del proyecto y propuso crear una Universidad. Esta iniciativa fue presentado en 1969 ante la Secretaría de Estado de Cultura y Educación de la Nación, argumentándose la necesidad de contar con una institución de educación superior para el desarrollo de la región mesopotámica y Entre Ríos. Es que la concentración en el área metropolitana del país había postergado el desenvolvimiento de la provincia. En 1883 los entrerrianos quedaron excluidos del sistema universitario luego de que el gobierno provincial dispusiera el traslado a Paraná de la Facultad de Derecho, hasta entonces ubicada en el Colegio del Uruguay. Sin embargo, nunca funcionó. En función de este diagnóstico, la creación de la UCU tuvo como meta resolver problemas regionales a partir del desarrollo de los estudios superiores y la investigación científica y técnica. El proyecto contemplaba la creación de la Facultad de Ciencias Económicas, la Facultad de Ciencias Agrarias y la Facultad de Vialidad, Arquitectura y Urbanismo. Finalmente el Poder Ejecutivo Nacional autorizó la creación de la Universidad de Concepción del Uruguay a iniciativa de la Sociedad Educacionista “La Fraternidad”. 
 
Asimismo, por legado del Dr. Bartolomé Vassallo, La Fraternidad recibió en propiedad el campo “El Sauce”, compuesto por 9.620 hectáreas, en el Departamento Tala de Entre Ríos. Esto posibilitó contar con una unidad experimental para desarrollar docencia, extensión e investigación. Esta Unidad Agrotécnica fue inaugurada en 2006 con el nombre de quien legó las tierras. Allí los estudiantes de Ingeniería Agronómica realizan prácticas supervisadas. 
 
Etapa de expansión y consolidación del Proyecto Universitario
En 1972 abrió sus puertas la Facultad de Ciencias Económicas con la Licenciatura en Administración de Empresas. En los años siguientes, se irían aprobando las restantes carreras contempladas en el Proyecto Institucional: Contador Público y Licenciatura en Economía (1973). En 1979 se creó la Facultad de Arquitectura y Urbanismo e inició sus actividades la carrera de Arquitectura. Por último, en 1986, la Tecnicatura en Agronomía marcó el nacimiento de la Facultad de Ciencias Agrarias. De esta forma, la UCU hizo realidad su proyecto original.
 
Le siguió una etapa de crecimiento de la matrícula y diversificación de la oferta académica. Fue a través de dos estrategias: por un lado la creación de nuevas carreras de ciencias jurídicas y sociales, ciencias de la comunicación y la educación, y ciencias de la salud. Por otro lado, la progresiva regional con la creación de Centros Regionales y Extensiones Áulicas en localidades de Entre Ríos y Santa Fe. 
 
El proyecto de creación de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales nace con la carrera de abogado en 1996 y comienza su ciclo en 1997. Su antecedente directo está en la Escuela de Derecho que funcionara en el Colegio del Uruguay, donde se había introducido el estudio de la jurisprudencia. Con estos antecedentes, sumados a la creación de la AELF por los propios alumnos del Colegio del Uruguay, era casi una obligación que Concepción del Uruguay volviera a tener una carrera de Derecho. 
 
En 2001 se creó la Facultad de Ciencias de la Comunicación y de la Educación, a partir de la necesidad de enmarcar carreras que la institución venía dictando: Carrera Docente (1988), Locutor Nacional (1993), Licenciatura en Gestión del 1° y 2° Ciclo de la Educación General Básica (2001), Licenciatura en Gestión de la Educación Inicial (2001),  Ciclo de Licenciatura en Educación (2001), Licenciatura en Periodismo (2001). 
 
Finalmente, en 2011 fue creada la Facultad de Ciencias Médicas “Dr. Bartolomé Vassallo”, cuya propuesta académica inicial fue la carrera de Licenciado en Nutrición. En 2016 comenzó el dictado de la primera cohorte la carrera de Medicina. 
 
Estado del Proyecto Universitario y visión prospectiva
Desde 1971, la UCU ha avanzado en su perspectiva de desarrollo pasando de su unidad comunal a una visión de alcance regional. Actualmente, la estructura académica está conformada por 6 facultades: Facultad de Ciencias Económicas (FCE), Facultad de Arquitectura y Urbanismo (FAU), Facultad de Ciencias Agrarias (FCA), Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales (FCJyS), Facultad de Ciencias de la Comunicación y de la Educación (FCCyE), y Facultad de Ciencias Médicas (FCM). Sus carreras se dictan tanto en la Sede Central (Concepción del Uruguay), como en sus Centros Regionales: Gualeguaychú, Río Paraná, Rosario y Santa Fe, y sus 2 Extensiones Áulicas: Villaguay y Concordia. 
 
En su Estatuto Académico la UCU considera que son sus finalidades y funciones generales las enunciadas por la Ley de Educación Superior N° 24.521:
  • Investigar y considerar todas las cuestiones ligadas al desarrollo económico-social y cultural nacional, provincial y regional.
  • Facilitar y promover la incorporación de nuevas ciencias y técnicas productivas dentro de la sociedad, a fin de que mediante su aplicación, sea posible consolidar altos niveles de productividad económica.
  • Contribuir al crecimiento y desenvolvimiento de la economía industrial y agropecuaria, así como también del sistema vial, de comunicaciones y energía, a cuyo fin promoverá la extensión de servicios al ámbito social.
  • Aportar, mediante el establecimiento de nuevas profesiones y técnicas, un continuo mejoramiento de la mano de obra y de la inteligencia regional.

LINKS DE INTERÉS

  • 1
  • 2